LLÉVATE 20 KG DE PATATAS TERRUÑO POR 22,49€, LA 2ª UNIDAD 50% DTO · DEL 4 AL 8 DE DICIEMBRE 2020

Nuestras patatas, protagonistas en una receta estrella Michelin en la web serie “Libre de alérgenos” promovida por Tierra de Sabor

Una acción de promoción de los productos de nuestra tierra castellanoleonesa, que además opera como contenido divulgativo para desterrar falsos mitos sobre la patata, alimento libre de gluten.

En el 5º episodio de la web serie “Libre de alérgenos: un viaje sin gluten y sin lactosa por Castilla y León”, el chef del restaurante ‘El Ermitaño’ -el único con Estrella Michelin de Zamora- prepara una lengua de ternera adobada con guarnición de patatas y liliáceas, utilizando producto Meléndez.

Patatas Meléndez participa en la web serie “Libre de alérgenos: un viaje sin gluten y sin lactosa por Castilla y León”, promovida por Tierra de Sabor. Una iniciativa articulada en un recorrido audiovisual por Castilla y León de la mano de reconocidos cocineros de restaurantes de esta comunidad autónoma, que busca acercar marcas de productos con el sello “Tierra de Sabor” a las personas que, por alergias, intolerancias u otras circunstancias han de comer alimentos sin gluten o sin lactosa con todas las garantías de calidad y seguridad.

Así, y en este viaje guiado por el chef Mateo Sierra, autor del libro de recetas “¡Sin gluten!” y muy conocido por su participación en Masterchef, la iniciativa recala en El Ermitaño, en Zamora, único restaurante con Estrella Michelin en la provincia zamorana. La receta por la que se deciden Pedro Mario y Óscar Pérez, los chefs de este negocio buque insignia de la cocina tradicional castellano-leonesa, es lengua de ternera adobada con guarnición de patatas y liliáceas, utilizando, cómo no, producto Meléndez.

En concreto patatas de guarnición de Meléndez, que se cocinan en poco tiempo y son perfectas para acompañar todo tipo de carnes y pescados, y son muy ricas en carbohidratos. En esta receta de restaurante Estrella Michelin las preparan salteándolas primero en aceite de ajo, para después cocerlas hasta que el agua se evapore en su totalidad. A la cocción se incorporan un par de guindillas para tener ese toque picante típico de la zona. Por último se pasa por el pasapuré sin añadirle ningún líquido más, buscando que la patata sea la auténtica protagonista de este bocado con sello de El Ermitaño.