PATATAS MELENDEZ APUESTA POR LAS PATATAS DE CASTILLA Y LEÓN

17 agosto 2016

Patatas Meléndez, empresa líder del sector, ha organizado un plan de recolección durante todo el año en las distintas zonas productoras para llegar en el momento de recogida en Castilla y León y ser la primera empresa que en esta campaña ha vendido en el mercado las patatas de nuestra Comunidad Autónoma.

Patatas Meléndez, empresa líder del sector, ha organizado un plan de recolección durante todo el año en las distintas zonas productoras para llegar en el momento de recogida en Castilla y León y ser la primera empresa que en esta campaña ha vendido en el mercado las patatas de nuestra Comunidad Autónoma.

Nos encontramos en plena recolección de las casi 20.000 ha. de patatas que se han plantado este año en Castilla y León. El inicio de la campaña vino marcada por los altos precios, los cuales provocaron un adelanto en los arranques de las variedades más tempranas como Colomba, Ambra, Vitalia,  en los primeros días de julio, que en la mayoría de los casos se han recolectado sin llegar a madurar en su totalidad. Patatas Meléndez, empresa líder del sector, ha organizado un plan de recolección durante todo el año en las distintas zonas productoras para llegar en el momento de recogida en Castilla y León y ser la primera empresa que en esta campaña ha vendido en el mercado las patatas de nuestra Comunidad Autónoma.

El objetivo principal de la recolección de la patata es preservar la calidad del tubérculo, por ello una buena planificación es fundamental como garantía de éxito, ya que supone el segundo gasto más importante, llegando a alcanzar en algunos casos el 20% del gasto total de producción.

Patatas Meléndez recomienda a sus productores como operación previa a la recolección la destrucción de la masa foliar, cuya misión es interrumpir el crecimiento vegetativo, favorecer el engrosamiento del tubérculo, la acumulación de materia seca y la suberificación de la piel, así como controlar la aparición de determinadas enfermedades que proliferan en la masa foliar. Todos estos factores contribuyen a la obtención de un tubérculo de mayor calidad y menos sensible a los daños mecánicos.

Los principales daños que aparecen en la recolección son de tipo mecánico, causados por golpes y presiones de diferente intensidad que degradan de forma importante la calidad de la patata; directamente por el impacto e indirectamente por los riesgos inducidos que conllevan dichas lesiones (enfermedades fúngicas y bacterianas, principalmente), pérdida de peso y rápido deterioro. Estos daños se pueden apreciar a través de magulladuras superficiales, pequeñas grietas, manchas internas y magulladuras por presión.

Debemos tener en cuenta todo el proceso previo de cultivo de la patata, comenzando por la selección de la variedad, la distribución en el caballón de los tubérculos por tamaño y estado de maduración de los mismos, también la fertilización que se realice que influye en la sensibilidad al golpe y en la resistencia al almacenamiento, así como el riego. Son todos ellos factores que van a ser determinantes para realizar una buena recolección

Desde el Servicio Agronómico hacemos las siguientes recomendaciones a tener en cuenta en la recolección:

La temperatura ideal de arranque de los tubérculos oscila entre los 12 y 20ºC, debiendo evitar la exposición directa al sol de los tubérculos, siendo las primeras horas de la mañana las mejores para realizar la recogida, siempre manual, así como su transporte inmediato.

El suelo, en el momento de la recolección, debe tener tempero. Para ello con un riego de 15 l/m2 en un terreno franco sería suficiente para que las condiciones del suelo sean óptimas, aunque este parámetro puede variar según el tipo de suelo y época de recolección.

Es importante elegir adecuadamente la máquina arrancadora y su óptimo manejo para evitar lesiones mecánicas en los tubérculos, limitando las alturas de caída a 25-30 cm. como máximo para minimizar los golpes y pequeñas heridas, asegurándose así un correcto estado sanitario de los mismos.

Durante la recolección, la cosecha puede contaminarse microbiológicamente por falta de limpieza de los materiales y por una manipulación inadecuada de la mano de obra que interviene en el proceso, por ello es importante limpiar y desinfectar todos los materiales que entran en contacto con los tubérculos.

Como consecuencia de llevar a cabo todas estas Buenas Prácticas, Patatas Meléndez está obteniendo un producto final de referencia en el mercado, con una sanidad vegetal excelente y una calidad culinaria suprema.

Desde Patatas Meléndez siempre se trabaja para conseguir la máxima calidad en sus productos, apostando por las mejores variedades existentes en el mercado. Así actualmente se están recolectando variedades como Monalisa y Soprano mayoritariamente y otras como Vitalia, Noblesse, Sunita, Orchestra, etc. con excelentes resultados en cuanto a calidad se refiere en las zonas de Valladolid y Zamora, quedando pendiente la zona de Segovia que es más tardía.

Patatas Meléndez tiene un plan de mejora continua basado en la obtención de la máxima calidad, cuidando de forma muy especial todas las fases de cultivo y prestando asesoramiento personalizado a los agricultores para asegurarles la estabilidad que necesitan en el desarrollo de su trabajo; factores éstos que garantizan el mejor desarrollo del sector de la patata en Castilla y León.